Tag Archives: Jesús el Cristo

Nuestra oración y un Padre que escucha

Todos somos hijos de un padre mundano, pero también podemos, como Jesús, tener la mirada puesta en el Padre celestial, que está dispuesto a acudir a cualquiera que se acerque a Él.

Cuando miramos a Jesús y a sus discípulos podemos ver la diferencia que puede suponer acercarse o no a Dios. En las últimas horas de su vida, Jesús pidió a sus discípulos que rezaran con él a su Padre celestial, el Dios de Israel.

Oren incesantemente (1 Tes. 5:17).

Durante su último día, Jesús oró muchas veces. Cuando enseñó a sus discípulos a conmemorar su muerte, hizo una oración antes de pasarles el pan y otra antes de pasarles el vino (1 Cor. 11:23-25). También hizo una oración con ellos antes de irse del lugar donde habían celebrado la Pascua (Juan 17:1-26). Cuando llegaron al monte de los Olivos, oró en repetidas ocasiones (Mat. 26:36-39, 42, 44). Y hasta sus últimas palabras antes de morir fueron una oración a su Padre (Luc. 23:46).

Como vemos, Jesús se valió de las oraciones para incluir a Jehová en todos los importantes sucesos de aquel día histórico. Un motivo por el que Jesús aguantó es que no dejó de orar para pedirle ayuda a su Padre. En cambio, los apóstoles no hicieron lo mismo aquella noche y les faltó valor cuando llegó la hora de su prueba (Mat. 26:40, 41, 43, 45, 56).

¿Qué aprendemos? Que solo seremos fieles si oramos constantemente, igual que hizo Jesús. w19.04 9 párrs. 4, 5

+

Anteriormente

Un Padre que nos invitó a unirnos a su familia

Versión en inglés

Our prayer and a listening Father

Leave a comment

Filed under Español, Meditación y Refleción, Religión y asuntos religiosos

La fe de los cristadelfianos

Los Cristadelfianos son una comunidad mundial de estudiantes Bíblicos cuya hermandad tiene su base en una comprensión compartida de las Escrituras. Somos un grupo laico, sin cuerpo directivo mundial que nos mande qué creer y como comportarnos. Lo que nos une son nuestras creencias únicas en el mundo, convicciones a las que cada miembro llega libre e independientemente.

  • Los Cristadelfianos creemos que Jesús el Cristo es el Hijo de Dios, y que vino a cumplir los grandes pactos del Antiguo Testamento entre Dios y la humanidad, principalmente los pactos con Eva, Abraham y David.
  • Creemos que Jesús es un hombre, quien fue tentado y probado al igual que todos nosotros, resistiendo la tentación hasta la muerte. Tres días después, el único Dios verdadero, el Padre lo resucitó a vida eterna, para que después ascendiera al lado de su Padre a esperar el día señalado para su regreso.
  • Los Cristadelfianos nos abrigamos en la esperanza de resurrección a vida eterna cuando Cristo vuelva. También creemos que esto acontecerá muy pronto. En ese día, el Reino de Dios será establecido en Jerusalén, creciendo hasta abarcar el mundo entero, ofreciendo libertad, esperanza y salvación a todo el mundo. El pueblo judío, como los descendientes literales del patriarca Abraham, tendrá un lugar especial en ese reino.
  • Los Cristadelfianos creemos que la salvación se logra mediante la fe en Cristo. Por fe nos bautizamos en Cristo para perdón de pecados, y por medio de ese bautismo entramos a participar en las promesas a Abraham: de heredar la tierra para siempre.
  • Doctrinalmente, los Cristadelfianos somos únicos en el mundo Cristiano en nuestra comprensión de la naturaleza de Cristo, y la forma en que somos redimidos por su muerte. Rechazamos la idea que Cristo haya muerto en lugar nuestro.  (Sacrificio expiatorio). Es por su sacrificio que alcanzamos el perdón de pecados, pero solo si caminamos por el sendero de abnegación que el trazó.

Si quisiera saber más acerca de lo que creen y predican los Cristadelfianos del mundo, mándenos correo a preguntas@labiblia.zendesk.com, y con gusto le responderemos, o mandaremos más información sobre cualquier tema.

Leave a comment

Filed under Español, Religión y asuntos religiosos, Religious affairs

Los Pactos de Dios

Creemos que el Cristo y su misión solo pueden comprenderse a la luz de un claro entendimiento de los pactos que vino a cumplir. Cumplió la promesa a Eva, que su simiente aplastaría la serpiente.

15 Pondré enemistad entre tú y la mujer,

y entre tu simiente y la de ella;

su simiente te aplastará la cabeza,

pero tú le morderás el talón.» (Gn. 3:15).

Cumple también el pacto de Dios con Abraham, que en su simiente serían benditas todas las naciones del mundo.

18 Puesto que me has obedecido, todas las naciones del mundo serán bendecidas por medio de tu descendencia. (Gn 22:18)

16 Ahora bien, las promesas se le hicieron a Abraham y a su descendencia. La Escritura no dice: «y a los descendientes», como refiriéndose a muchos, sino: «y a tu descendencia»,* dando a entender uno solo, que es Cristo.  (Gal. 3:16).

Y cumplirá el pacto de Dios con David, que uno de sus descendientes reinaría desde Jerusalén para siempre, y establecería una casa eterna para Dios – la familia de Dios, que es la iglesia.

Estas personas de fe siempre entendieron que el Cristo sería uno de sus descendientes. Decir que Jesús nació como más que un hombre, o que existió en el cielo antes que Eva, Abraham y David es rechazar las muy claras y comprensibles promesas de Dios a los patriarcas.

Leave a comment

Filed under Citas de la Biblia, Español, Religión y asuntos religiosos, Religious affairs