Tag Archives: Ayuda de Dios

Nuestra oración y un Padre que escucha

Todos somos hijos de un padre mundano, pero también podemos, como Jesús, tener la mirada puesta en el Padre celestial, que está dispuesto a acudir a cualquiera que se acerque a Él.

Cuando miramos a Jesús y a sus discípulos podemos ver la diferencia que puede suponer acercarse o no a Dios. En las últimas horas de su vida, Jesús pidió a sus discípulos que rezaran con él a su Padre celestial, el Dios de Israel.

Oren incesantemente (1 Tes. 5:17).

Durante su último día, Jesús oró muchas veces. Cuando enseñó a sus discípulos a conmemorar su muerte, hizo una oración antes de pasarles el pan y otra antes de pasarles el vino (1 Cor. 11:23-25). También hizo una oración con ellos antes de irse del lugar donde habían celebrado la Pascua (Juan 17:1-26). Cuando llegaron al monte de los Olivos, oró en repetidas ocasiones (Mat. 26:36-39, 42, 44). Y hasta sus últimas palabras antes de morir fueron una oración a su Padre (Luc. 23:46).

Como vemos, Jesús se valió de las oraciones para incluir a Jehová en todos los importantes sucesos de aquel día histórico. Un motivo por el que Jesús aguantó es que no dejó de orar para pedirle ayuda a su Padre. En cambio, los apóstoles no hicieron lo mismo aquella noche y les faltó valor cuando llegó la hora de su prueba (Mat. 26:40, 41, 43, 45, 56).

¿Qué aprendemos? Que solo seremos fieles si oramos constantemente, igual que hizo Jesús. w19.04 9 párrs. 4, 5

+

Anteriormente

Un Padre que nos invitó a unirnos a su familia

Versión en inglés

Our prayer and a listening Father

Leave a comment

Filed under Español, Meditación y Refleción, Religión y asuntos religiosos

El Señor Jehová mi refugio, es quien me ayuda

 

 

Así que podemos decir con toda confianza:
«El SEÑOR es quien me ayuda, por eso no tendré miedo.
¿Qué me puede hacer un simple mortal?»*.
(Heb 13:6 NTV)

Para el director del coro: cántico de los descendientes de Coré; entónese con voces de soprano.*
Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza,
siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad.
(Psa 46:1 NTV)

El SEÑOR de los Ejércitos Celestiales está entre nosotros; el Dios de Israel* es nuestra fortaleza. Interludio
(Psa 46:7 NTV)

¡Mi ayuda viene del SEÑOR, quien hizo el cielo y la tierra!
(Psa 121:2 NTV)

Nuestra ayuda viene del SEÑOR, quien hizo el cielo y la tierra.
(Psa 124:8 NTV)

Pero felices son los que tienen como ayudador, al Dios de Israel* los que han puesto su esperanza en el SEÑOR su Dios. Él hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos. Él cumple todas sus promesas para siempre.
(Psa 146:5-6 NTV)

Pues yo te sostengo de tu mano derecha; yo, el SEÑOR tu Dios. Y te digo: “No tengas miedo, aquí estoy para ayudarte.
(Isa 41:13 NTV)

Mi victoria y mi honor provienen solamente de Dios; él es mi refugio, una roca donde ningún enemigo puede alcanzarme.
(Psa 62:7 NTV)

Los que viven al amparo del Altísimo encontrarán descanso a la sombra del Todopoderoso. Declaro lo siguiente acerca del SEÑOR: Sólo él es mi refugio, mi lugar seguro; él es mi Dios y en él confío. Te rescatará de toda trampa y te protegerá de enfermedades mortales. Con sus plumas te cubrirá y con sus alas te dará refugio. Sus fieles promesas son tu armadura y tu protección. No tengas miedo de los terrores de la noche ni de la flecha que se lanza en el día. No temas a la enfermedad que acecha en la oscuridad, ni a la catástrofe que estalla al mediodía. Aunque caigan mil a tu lado, aunque mueran diez mil a tu alrededor, esos males no te tocarán. Simplemente abre tus ojos y mira cómo los perversos reciben su merecido. Si haces al SEÑOR tu refugio y al Altísimo tu resguardo,
(Psa 91:1-9 NTV)

Entonces oro a ti, oh SEÑOR y digo: «Tú eres mi lugar de refugio. En verdad, eres todo lo que quiero en la vida.
(Psa 142:5 NTV)

Los que temen al SEÑOR están seguros; él será un refugio para sus hijos.
(Pro 14:26 NTV)

Así que Dios ha hecho ambas cosas: la promesa y el juramento. Estas dos cosas no pueden cambiar, porque es imposible que Dios mienta. Por lo tanto, los que hemos acudido a él en busca de refugio podemos estar bien confiados aferrándonos a la esperanza que está delante de nosotros.
(Heb 6:18 NTV)

*

 

 

Leave a comment

Filed under Bienestar y asuntos sociales, Citas de la Biblia, Español, Religión y asuntos religiosos

Mejorando al que lo ama

Hemos visto que una Fuente de luz y sabiduría se ilumina para todos, pero debe notarse.

Cada uno de nosotros debe crecer en este mundo turbulento y volverse resiliente.

Jehová disciplina a quienes ama (Heb. 12:6).

A fin de educarnos, nuestro amoroso Padre nos corrige cuando es necesario. Lo hace de muchas formas. Por ejemplo, puede que algo que leamos en la Biblia o escuchemos en las reuniones nos haga ver que debemos cambiar. También puede ser que la ayuda que necesitamos venga de parte de los ancianos. Sea como sea, Jehová siempre nos disciplina porque nos ama.

11 “Porque yo estoy contigo —afirma Jehová— para salvarte.

Pero voy a exterminar a todas las naciones por las que te he esparcido;+

sin embargo, a ti no te voy a exterminar.+

Te disciplinaré* hasta el grado debido;

de ninguna manera te dejaré sin castigo”.+

(Jer. 30:11).

Además, nos ayuda a aguantar las dificultades. Nuestro Padre celestial nos cuida en los momentos difíciles, igual que hace un padre que ama a sus hijos. Utiliza su espíritu santo para que no suframos daño espiritual.

13 Por lo tanto, si ustedes, aunque son malos, saben darles buenos regalos a sus hijos, ¡con mucha más razón el Padre en el cielo les dará espíritu santo a quienes se lo piden!”.+ (Luc. 11:13).

Además, nos protege emocionalmente. Por ejemplo, nos da una preciosa esperanza para el futuro, la cual nos ayuda a soportar los problemas. Pensemos en lo siguiente: nuestro amoroso Padre reparará cualquier daño que suframos, sea este cual sea. Las pruebas son temporales, pero las bendiciones de Jehová son eternas.

16 Por lo tanto, no nos rendimos. Aunque la persona que somos por fuera vaya desgastándose, la persona que somos por dentro sin duda va renovándose cada día. 17 Porque, aunque las dificultades* son momentáneas y livianas, producen en nosotros una gloria de una grandeza* cada vez más extraordinaria, una gloria eterna,+ 18 mientras mantenemos la vista fija en las cosas que no se ven, y no en las cosas que se ven.+ Porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.(2 Cor. 4:16-18).

w20.02 5 párrs. 14, 15

 

1 Comment

Filed under Citas de la Biblia, Español, Reflection Texts, Religión y asuntos religiosos, Religious affairs